Desde que uno descubre a Jesús se genera un un deseo muy grande, el de seguirlo. Seguir a Jesús no es otra cosa que imitarlo en toda sus formas. Me dirán que nadie puede ser como él ya que es Dios. Y mi respuesta basada en la biblia es la siguiente: tenes razón, pero él siendo Dios se hizo hombre como nosotros, vivió y sintió todo lo mismo que a nosotros nos toca vivir y sentir. Pero en todas la secuencias y matices de la vida Jesús nos vino a enseñar a como vivir para que así podamos alcanzar el cielo viviéndolo aquí en la tierra. Para esto tuvo que abrir su Corazón de par en par e introducirnos a cada uno de nosotros para que conociéramos y experimentemos lo hermoso que es su amor. Un amor único y del cielo que en cada latido nos dice : como te amo yo así te ama mi Padre que está en el cielo. Y así Jesús nos transmite las notas de cada latidos haciendo que el nuestro bombeé en la misma frecuencia que en el suyo y que esta melodía de amor resuene en nuestra vida cotidiana. Quien viva la vida según los latidos de amor de Jesús automáticamente estamos siendo imagen y semejanza de aquel Dios que bajó de su trono de gloria para que en un abrazo de amor eterno nos dijera: así es como te amo. Podemos ser como Jesús??? SI!!! De que manera??? Amando como él nos amó, replicando en nuestro corazón sus hermosos latidos que nace del suyo y que resuene por todo el mundo por el resto de la eternidad.Desde que uno descubre a Jesús se genera un un deseo muy grande, el de seguirlo. Seguir a Jesús no es otra cosa que imitarlo en toda sus formas. Me dirán que nadie puede ser como él ya que es Dios. Y mi respuesta basada en la biblia es la siguiente: tenes razón, pero él siendo Dios se hizo hombre como nosotros, vivió y sintió todo lo mismo que a nosotros nos toca vivir y sentir. Pero en todas la secuencias y matices de la vida Jesús nos vino a enseñar a como vivir para que así podamos alcanzar el cielo viviéndolo aquí en la tierra. Para esto tuvo que abrir su Corazón de par en par e introducirnos a cada uno de nosotros para que conociéramos y experimentemos lo hermoso que es su amor. Un amor único y del cielo que en cada latido nos dice : como te amo yo así te ama mi Padre que está en el cielo. Y así Jesús nos transmite las notas de cada latidos haciendo que el nuestro bombeé en la misma frecuencia que en el suyo y que esta melodía de amor resuene en nuestra vida cotidiana. Quien viva la vida según los latidos de amor de Jesús automáticamente estamos siendo imagen y semejanza de aquel Dios que bajó de su trono de gloria para que en un abrazo de amor eterno nos dijera: así es como te amo. Podemos ser como Jesús??? SI!!! De que manera??? Amando como él nos amó, replicando en nuestro corazón sus hermosos latidos que nace del suyo y que resuene por todo el mundo por el resto de la eternidad. Amén