“Mi obra maestra” así se titula una película argentina dirigida por Gastón Duprat, y tiene como protagonista a don grandes actores Luis Brandoni y Guillermo Francella.
Trata de una INGENIOSA ESTRATEGIA por parte de unos de los personajes en darle crédito a las obras de un pintor anónimo a fin de ganar dinero y potenciar las ventas de esos cuadros haciéndolo pasar al autor por muerto. Y así sus obras cobrarían otro valor adquisitivo. Finalizando este rodaje, en que ambos personales se sientan a dialogar y disfrutar con las riquezas obtenidas, de un bello y sereno paisaje.
Y me preguntaba hoy, ¿cual es el fin de mi vida? Cual es el sentido por el cual rezo, ayudo, trabajo para el Reino, etc… la respuesta fue muy similar al de la trama de la película que recién te mencionaba. Quiero ser rico. Quiero ser millonario. Pero…. no en el sentido monetario sino en el mismo por el cual Jesús nos dice “mi reino no es de este mundo”. ¡Quiero ganar almas para mi Rey!, si para Dios. ¿Por que? Y… la respuesta es muy sencilla, me siento llamado a eso a “ganar Almas para él”. Esa es la riqueza por la cual le da sentido a mi vida. Jesús nos da la clave para alcanzar ese objetivo la “Obra Maestra” de Dios. Primero tenemos que renunciar a uno mismo, al “mi”, al “yo”, al “mío”, en definitiva al EGO. Descubrir que no se trata de MI obra maestra sino la de Dios. Él es el autor, guionista, productor y protagonista del rollo de esta obra. La astucia nuestra es nada más que destronar al MI de la silla del director y dejarlo a Dios sentar es esa silla y ser Él quien dirija la “Obra” Seguirlo a Él, o sea Dios, en Jesús y su evangelio tenemos el libreto el guión, de lo que tenemos que hacer o decir. No hay nada más que eso para obtener esa riqueza de almas que al menos tanto deseo. Hay que evitar la tentación de querer modificar el libreto, ahí hacemos “macana”. Y no olvidar y también confiar en que Dios ya tiene una basta experiencia de “conductor”, y si tenemos alguna duda, podemos leer la primera lectura de hoy, ahí tenemos un pequeño y grandioso resumen de lo que él Gran Director de la creación hizo en otros tiempos. Que podamos al final de la vida hacer lo mismo que hicieron los personajes de la película, poder sentarnos con el Señor para quien trabajamos, conversar como grandes amigos, disfrutando del bello paisaje en el Paraíso. Que así sea.

Daniel Rivas