Este Evangelio, es uno de los que a mí más me gusta, y es más, amo rezarlo! Jesús como en este pasaje de la Palabra, llama a algunos, espera a todos, pero son pocos los elegidos. Aquellos que tienen la Gracia de ver RESPLANDECIENTE a Jesús! Ese monte, el Tabor, era un lugar privilegiado de oración, y es Jesús quien llama…quien invita. Estando nosotros “ahí abajo”, Él invita a subir a orar, y si…Subiendo estamos más cerquita de Él, y que pasa con esa luz resplandeciente?? Esa luz de Cristo, disipa nuestras tinieblas, rompe nuestras oscuridades, y como aquellos discípulos como no quedar extasiados, y exclamar con el corazón llego de gozo QUE BIEN SE ESTA AQUÍ!!!