B. Jordán de Saxonia, sacerdote dominico

Joven fraile dotado de palabra elocuente, corazón tierno y gran pasión por Jesús, fue el digno sucesor de santo Domingo al frente de la recién nacida Orden de Predicadores. Misionero en toda Europa, murió al regreso de una peregrinación a Tierra Santa en 1237. Fue beatificado por León XII.